lunes, octubre 15

¡Culero!

Ya estuvo bueno que este bato se esté pasando de verga. Y el muy pendejo, ingenuo, filántropo, dejó la puerta de la casa abierta. Llegué usando la llave y le puse seguro. ¡Ah, qué pendejo! pero su confianza es lo que lo perjudicará: dejó la página abierta. Todo deja abierto. Fui a ver al muy cerote y allí estaba acostado en su cuarto. ¡Pinchi joto! Hoy no pasaré la noche aquí, no me conviene. Sólo necesito algo de dinero.

2 comentarios:

carlo5 dijo...

la palabra "culero" fue utilizada por primeravez con una acepción de "cruel o malo" hace arpoximadamente 12 años; la evolución semántica de las palabras suelen estar a la par de las necesidades cognitivas de los hablantes. demasiado obvio, lo sé. lo que no es tan obvio es el entramado de cuento de esta entrada, ¿cuál página? ¿cual puerta? ¿cuál conveniencia? eso si, obviamente todos necsitamos algo de dinero.

culo pelon dijo...

creo que es un texto lleno de groserías, mis ojos no lo resistieron. carlos mira con lupa y yo tengo ganas de comer rábano.